..::Las murgas de Santoña concretan las irregularidades del concurso de 2016::..

El Ayuntamiento tiene un expediente abierto para esclarecer los hechos y las murgas mantienen que no se inscribirán si no se anula el último certamen.

 La celebración del concurso de murgas del carnaval 2017 sigue en el aire. A mediados de noviembre todas las agrupaciones - a excepción de una- que participaron en el pasado certamen han registrado un nuevo escrito en el Ayuntamiento de Santoña explicando con detalle cada una de las anomalías o irregularidades que consideran que se cometieron en el concurso de 2016 vulnerando el reglamento vigente. El documento recoge hasta un total de 31 irregularidades que se produjeron tanto por parte del Ayuntamiento, como organizador, como del jurado.

En base a estos «incumplimientos fragantes», el conjunto de las murgas se mantiene firme en su petición de que se proceda a la anulación de todos los resultados del concurso 2016, dejando desiertos los premios y la clasificación. De lo contrario, no tomarán parte del concurso de 2017 y optarán por salir a las calles libremente a cantar al carnaval. Así se lo reiteraron al alcalde de Santoña, Sergio Abascal, y al concejal de Festejos, Felipe Lavín, en una reunión que mantuvieron con ellos este lunes.


En este encuentro, el regidor les informó de la situación en la que se encuentra el expediente informativo que ha abierto el Ayuntamiento para resolver este asunto. Así, tras el último escrito de los murguistas, ahora hay un plazo para que las otras partes - presidente y miembros del jurado, concejal de Festejos y la murga que no firma el escrito (Las Marchosas) -aleguen y expliquen sus posturas. En base a todo ello, el secretario municipal elaborará un informe que indicará si se han producido o no dichas irregularidades y si son suficientes para proceder a anular todos los resultados. A la espera de que este expediente concluya, el regidor les animó a inscribirse en el certamen, pero los murguistas se mantienen en su demanda de anulación tras esperar más de siete meses a que el Ayuntamiento tomara cartas en este asunto.

El presidente de la Asociación de Murgas de Santoña, Vindio Palacio, explicó que el escrito recoge una larga lista de irregularidades como que se quebrantó la confidencialidad que se exige al jurado habiendo filtraciones durante todo el concurso o que el jurado no se conformó con un mínimo de siete días de antelación.

Pero eso no fue lo más grave. Palacio señala que para pasar de una fase a otra del concurso hay que superar un mínimo de puntos. «A la final del concurso accedieron dos murgas sin haber alcanzado el mínimo de puntos establecidos (700). Esto es muy importante, ya que, el resultado final y, por lo tanto, los premios económicos se vieron alterados. Otra irregularidad, añade, es que «el día de la final no estaba el presidente del jurado porque unos día antes dijo que le tenían que operar. Debió haber avisado antes del concurso». Además, el presidente es padre de una murguista cuando no está permitido, no respetó la confidencialidad de las puntuaciones ni expedientó a un vocal del jurado que se marchó a un bar durante el desarrollo del concurso. «El presidente del jurado interpretó como quiso el reglamento y ni se ha disculpado». Palacio recuerda que mantuvieron reuniones sobre todo esto con el concejal de Festejos en marzo quien prometió reunirse con las murgas para presentar una solución pero «en estos meses no ha hecho nada».

Celeridad

El alcalde aseguró ayer que se está intentando dar la mayor celeridad al expediente informativo que se ha abierto tras el registro del primer escrito de los murguistas en octubre respetando los trámites y plazos legales. «El Ayuntamiento está cumpliendo con lo acordado con ellos y que no se celebre el concurso de murgas en nada va ayudar a mejorar el carnaval. La incertidumbre de si van a actuar o no tampoco ayuda a la organización del concurso». Abascal señaló que en la reunión del lunes quiso conocer su postura en relación a todo lo que se ha ido haciendo y defiende que el Consistorio ha actuado cuando las murgas de forma casi unánime han registrado un escrito.

Fuente: Diario Montañes